Policías lanzan gas lacrimógeno donde dormían bebés

Mérida Yuc, 11 de octubre de 2016.- Por una confusión, la familia de Esteban Acosta Cimé vivió momentos de peligro cuando vándalos y policías estatales y municipales lapidaron su casa buscando jóvenes que minutos antes habían lapidado una vagoneta.

Esteban Acosta, que hasta el sábado era policía municipal de Peto, denunció brutalidad policíaca y teme por la seguridad de su familia.

 La historia de los lamentables hechos inicia con una vagoneta que llegó al municipio llena de obreros quienes bajaron a un expendio del centro para comprar bebidas alcohólicas y en ese momento llegó otra vagoneta con albañiles; en el interior de ambos vehículos se encontraban integrantes de pandillas contrarias.

Después de intercambiar insultos y golpes, la primera vagoneta intenta retirarse del lugar, pero es detenida por los alarifes del segundo vehículo que apedrearon y rompen todos los cristales.

Los agredidos corren tras sus contrincantes hasta la colonia Benito Juárez y llegaron a casa de Esteban Acosta Cimé, policía con licencia médica diciendo que en aquel lugar se guardaron los agresores, pero en realidad estaban a una cuadra del lugar.

Los de la vagoneta lapidada llegan a la casa de Esteban y amenazan con que apedrearán su casa, lo que sucede minutos más tarde.

Alrededor de las 7 de la noche, llegó otro grupo a lanzar piedras, palos y botellas contra la casa de los Acosta Cimé y minutos más tarde, llegaron los policías municipales, quienes hicieron de todo para “poder sacar a los mal vivientes que apedrearon un vehículo” y que supuestamente estaban resguardados en el lugar.

The following two tabs change content below.
Uay Yucatán
Ciclista Urbano y viajero, fotógrafo amateur, escritor de historias de terror. Orgullosamente Purux, digo Yucateco.
Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

HTML Snippets Powered By : XYZScripts.com